Comparte este articulo en tus redes sociales
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Ha sido Junker decirnos “Lo tenemos”, el acuerdo de divorcio, e irnos para abajo.

Muchas cosas feas hoy.

Comentaba esta mañana, vía twitter, que existía una gran zona en el Ibex, 9.470 – 9.630, que era una zona de minas. Y, que, además, existía una zona mucho menor 9.470 – 9.530, donde, para mí, en mi forma de entender el movimiento de los precios, terminaba el impulso actual que guía sus precios en el corto plazo. Pues justamente desde ahí, el mercado nos ha pillado con el pie cambiado – decía irónicamente que, con la noticia, haber quien le echaba huevos para ponerse corto – y ha pillado a todo Dios a contra pie. Una más de estos cirujanos del mercado.

La vela que ha dejado en diario es fea, fea.

El mercado, además, hacia hoy nuevos máximos, y el indicador de manos débiles, marcaba una nueva divergencia bajista. Malo malo.

Mirad, si hoy no me he puesto corto ha sido por dos motivos.

  • Porqué en seguida nos han explicado la razón y han dado por hecho que el sábado se rechaza el Brexit.
  • Y, porque, aún, de hecho, ni siquiera tenemos una media móvil de corto plazo bajista (si el precio por debajo de ella).

Resumiendo, técnicamente empezamos a caer desde donde debíamos. Pero, existe la posibilidad, de que, a esto, aún le quede, en contra de lo que nos quieren hacer creer, un éxtasis, que podría perfectamente venir de una aprobación sorpresiva por parte del parlamento británico.

Que por aquí nos íbamos a dar la vuelta, y, y de hecho ayer en mi post lo titulaba ‘Objetivo 9.490’, entraba en mis planes. Pero le falta una pieza, la del éxtasis.

Por eso, esto puede ser tan sólo un susto, tal vez con continuación unas jornadas más, para atacar nuevos máximos. Y entonces ya sí, todos los malos muertos y los analistas diciéndonos que esto va a ser la gloria de mercado durante los próximos 18 meses (como le acabo de oir a Doblado en Capital Radio), será el momento de andar con mucha precaución.

Pues eso, pendientes de los gráficos. Que, desgraciadamente, y más allá de hipótesis, nos están indicando que podrían venir curvas.

Enrique